Es un nuevo espacio que se ha construido con la idea de disponer de un espacio cerrado donde juntarse todos los inquilinos.

Tiene cocina equipada, recocina, aseo, 2 mesas, sofas, fuego bajo y televisión, además varias ventanas para disfrutar del verde que le rodea.

En caso de que la casa sea alquilada por partes, sólo los inquilinos de Tristantenea I tendrán el derecho de uso del txoko.